Urge cerco sanitario fronterizo

• Evitar entrada de animales exóticos, portadores de enfermedades mortales, el objetivo
• Diversos animales son contrabandeados y representan un alto riesgo de epidemia mortal, ante la llegada del virus mayaro y fiebre amarilla a México

A raíz de la denuncia que provocó la movilización de Protección Civil, a través de elementos de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en donde se encontraron dos osos perezosos en cables de alta tensión, los cuales se escaparon de la casa de seguridad donde los tenían ocultos, también hallaron dos monos capuchinos muertos, ocho monos saraguatos y tortugas, en Tuxtla Gutiérrez.

Por ello, la ciudadanía pide que se lleve a cabo un estudio detallado, para diagnosticar  si estos ejemplares contaban con enfermedades virales,  ya que existe el temor de que puedan ser portadores de chikungunya, zika, virus mayaro, virus de la fiebre amarilla, tuberculosis, entre otras, las cuales podrían ser mortales y fáciles de propagar, ya que se transmiten con la picadura de un mosquito.

En Chiapas, no existe un cerco sanitario eficaz fronterizo, aunado a la falta de profesionalismo y capacidad de las autoridades relacionadas a la salud; provoca un riesgo alarmante por la entrada de estos animales exóticos y que son portadores de enfermedades que solo existían en África y parte de Centroamérica,  recientemente en Honduras.

Según fuentes de la Organización Mundial de la Salud, el virus mayaro se localizó ya en Honduras y pronto podría llegar a México, causando un peligro inminente para la salud de la población, sobre todo para los estados donde tiene su hábitat el zancudo Aedes Aegypti.

El mosquito de la fiebre amarilla es un culícido que puede ser portador del virus del dengue y de la fiebre amarilla, así como de otras enfermedades, como la chikungunya, la fiebre de zika y el virus mayaro. Es miembro del subgénero Stegomyia dentro del género Aedes (al que pertenece el estrechamente emparentado Aedes albopictus, vector también del dengue).

“Este zancudo al picar al mono portador y luego pica al humano lo infecta con este virus”, explican especialistas. Por eso, en Chiapas se tienen que tomar medidas urgentes  a este tipo de tráficos de especies nativas de Centroamérica,  porque son especies en peligro de extinción y con un alto grado de patogenicidad y riesgos sanitarios latente para los estados del Trópico Mexicano.

-->